Tiempo Ordinario

Tiempo Ordinario

El año litúrgico es una admirable escuela para ser cristianos. Los misterios de la salvación que celebramos no son simplemente el recuerdo de algo que sucedió hace muchos siglos. Hay una presencia totalmente actual del mismo hecho salvífico. “Lo único que celebra la Iglesia es la Pascua de Cristo”. Todos los hechos de la vida del Señor son pascuales, porque van hacia esa culminación. La santísima Virgen y cada uno de los santos, desde luego, han vivido en ellos la Pascua, han caminado con Jesús o han participado de su muerte, por eso participan ahora de su gloria.

A este tiempo que iniciamos se le ha llamado de varios modos, Tiempo “entre año” o también, y ahora oficialmente, “Tiempo Ordinario”. En Europa se le llegó a llamar “Domingos verdes”.

Durante el año litúrgico, el Tiempo Ordinario se da en dos etapas: una que va desde que concluye el Tiempo de Navidad hasta antes del inicio de la Cuaresma (que en esta ocasión será del 13 de enero al 25 de febrero), y la segunda parte –mucho más amplia–, que abarca desde que termina el Tiempo Pascual hasta el día anterior al inicio del Adviento (este año del 1 de junio al 28 de noviembre).

compartir

Publicaciones del mes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *