Por obediencia y amor, Jesús aceptó una muerte de cruz.

Por obediencia y amor, Jesús aceptó una muerte de cruz.

Reflexión del 10 de abril. Viernes Santo.

Cuando Pedro cortó la oreja de Malco, Jesús lo reprendió, diciendo: “Mete la espada en la vaina. ¿No voy a beber el cáliz que me ha dado mi Padre?”.

Que el Señor nos dé la fuerza para vivir y morir unidos a él.

share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *