“MIS OVEJAS ESCUCHAN MI VOZ; YO LAS CONOZCO Y ELLAS ME SIGUEN”

“MIS OVEJAS ESCUCHAN MI VOZ; YO LAS CONOZCO Y ELLAS ME SIGUEN”

18 Domingo del T. Ordinario

Jesús utiliza la imagen de las ovejas, porque ellas son dóciles a la voz de su pastor, se dejan conducir por él. De manera semejante, quienes creemos en Cristo como Dios y hombre verdadero tenemos que aprender a distinguir su voz y seguir con humildad sus indicaciones.

Pero, ¿cómo vamos a reconocer la voz de nuestro Señor?

Buscando su Palabra, que es verdad y da vida, en las Sagradas Escrituras, en el Catecismo de la Iglesia católica y en las enseñanzas que los santos y santas del Señor nos han dejado como un precioso legado.

Participando activamente en los sacramentos.

Estemos atentos a distinguir la voz del Señor y a dejarnos conducir por él.

compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *